Prólogo del libro "CON LA VENIA" escrito por D. Alfonso Rodriguez - Arias

CON LA VENIA: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Si tenía razón el poeta. Así es normalmente en la vida y el ejercicio libre de la profesión de Abogado no es una excepción.

PRÓLOGO

CON LA VENIA: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar". Sí, tenía razón el poeta. Así es normalmente en la vida y el ejercicio libre de la profesión de Abogado no es una excepción. Si quieres ejercer la carrera vas a entrar en un campo enorme en el que no hay caminos trazados. Cada uno marcha por un sitio distinto. Cada asunto es diferente. Los criterios varían. Los clientes también. Los objetivos nunca son iguales. Por eso no hay un camino único para ser un Abogado en ejercicio. Tú, querido lector, tendrás que hacer tu propio camino. Pero, mira, es un camino hermoso, apasionante, que te llenará de satisfacciones y también de frustraciones y la conjunción de ambas cosas te harán vivir la realidad de la vida. Si lo haces bien serás más humano, porque participarás de las alegrías y de las insatisfacciones de tus clientes. Si has trabajado, y has sabido luchar por algo, al final te quedará una satisfacción, compartida o no por tu cliente. No te desanimes si él no lo aprecia en todo su valor. No te ofendas si te dice: "Lo sabía, tenía que salir bien porque se lo había encomendado a San ………, y este Santo a mi nunca me abandona". Y tu pensarás, ¿entonces, qué he hecho yo?

Lo que pretendo en este pequeño libro es poner en ese amplio campo de la abogacía, unos mojones en algunos de los puntos del camino que yo ya he recorrido, con la ilusión de que alguno de ellos te pueda servir de orientación...

Acciones de Documento